Tipos de infecciones vaginales

por | | |

Las infecciones más frecuentes que producen flujo vaginal anormal se encuentran las siguientes:

a)Vaginitis atrófica

Este tipo de vaginitis es provocado por la disminución de los estrógenos debido a la extirpación de un ovario o a la menopausia.

Síntomas: disminución y sequedad de la mucosa vaginal.

El uso de lubricantes o de hidratantes vaginales puede calmar estos síntomas.

b)Micosis vaginal

La micosis vaginal es una infección provocada por hongos microscópicos. Estos hongos están presentes en el organismo pero se manifiestan debido a ciertas condiciones que favorecen su multiplicación.

Por lo general, la micosis vaginal es provocada por la proliferación de un hongo llamado cándida albicans el cual normalmente habita en una pequeña cantidad en la mucosa de la vagina.

La micosis vaginal es el tipo de infección vaginal más frecuente.

Los síntomas de la micosis vaginal son varios:

Sensación de picor, de irritación o de ardor en la parte interna y externa de la vagina.

Irritación e inflamación de la vagina y de la vulva.

Inflamación de la vulva que toma un color rojo intenso y lustroso.

Dolor al miccionar y durante las relaciones sexuales.

Descenso o secreción blanca y viscosa.

c)Vaginosis bacteriana. Es un proceso infeccioso causado por múltiples microorganismos de la vagina; no produce inflamación pero sí cambios físicos y químicos en la secreción vaginal, tornándola de color grisáceo; hay liberación de unas sustancias llamadas aminas, responsables del característico “olor a pescado” que se nota más después de las relaciones sexuales y durante el periodo menstrual. El tratamiento debe indicarse para ambos miembros de la pareja en forma simultánea, quienes evitarán el contacto sexual hasta que se determine la curación de la enfermedad.

d)Candidiasis vaginal. Hay reportes de que tres de cada cuatro mujeres han sufrido este padecimiento en alguna época de su vida. Ante los cambios del pH vaginal la Candida albicans, espora que se encuentra en la flora normal de la vagina, acelera su reproducción, causando síntomas caracterizados por flujo vaginal anormal en gran cantidad, de color blanco amarillento y grumoso; edema y enrojecimiento de la vulva y la vagina, con comezón, ardor constante y dolor al momento de las relaciones sexuales, aumentando los síntomas en los días previos a la menstruación, en el embarazo o en pacientes diabéticas, o por el uso prolongado de ropa sintética.

e)Tricomoniasis. Es de las enfermedades más frecuentes del tracto genital inferior femenino. Es causada por la Tricomona vaginalis, parásito unicelular que generalmente es transmitido vía sexual por personas infectadas. Se presenta como una inflamación vaginal con flujo anormal abundante, amarillento o verdoso, espumoso con pequeñas burbujas de aire y con mal olor. Hay ardor y comezón, aunque hasta en un 50% de los casos se presenta sin síntomas, excepto por el flujo anormal. El tratamiento debe indicarse también al varón.

f)Infección gonocócica. Es una enfermedad contagiosa transmitida por contacto sexual; puede presentar inflamación pélvica acompañada de dolor en el bajo vientre y un escurrimiento de flujo purulento proveniente del cuello de la matriz; cuando se complica puede afectar incluso al hígado y otros órganos. Debe tratarse a la pareja hasta erradicar la infección.

Por todo lo anterior, le sugerimos que practique estas recomendaciones:

Lávese las manos antes y después de usar el inodoro, límpiese de adelante hacia atrás usando papel higiénico en cantidad suficiente. Enseñe esta sencilla medida a sus niñas.

Use ropa interior de algodón y procure evitar la ropa apretada y gruesa o de materiales sintéticos, como jeans, tangas, pantimedias, trajes de baño o leotardos por tiempos prolongados. Si cree que el detergente o el suavizante que usa para lavar su ropa puede estar irritando sus genitales, cámbielos. El látex de los preservativos y los diafragmas o jaleas que se usan para planificación familiar pueden ser irritantes para algunas mujeres; hable con su médico para que le oriente al respecto.

Procure restringir la frecuencia de baños de tina o jacuzzi.

Suprima el uso de duchas, lociones y cremas vaginales.

Hágase aseo genital diariamente sólo con agua y jabón, y deje secar sus genitales antes de ponerse la ropa interior. Evite contactos sexuales ocasionales con parejas desconocidas.

Utilice preservativos en forma adecuada y que no le causen irritación. Acuda con regularidad al médico, deposite su confianza en él en cuanto a temas tan íntimos como su práctica sexual y sus síntomas genitales.

Acuda periódicamente al médico para que le realice una exploración ginecológica, aun si no tiene síntomas. Ante la presencia de una enferme dad de transmisión sexual, siga el tratamiento indicado hasta terminarlo en su totalidad. Absténgase de las relaciones sexuales hasta tener la seguridad de que está sana.

Asista a consulta hasta verificar su curación.

Debe ir a consulta en los primeros tres meses de embarazo para un examen clínico con pruebas de detección de enfermedades infecciosas.

Asista a que le hagan el examen de Papanicolaou y verifique con su médico los resultados de su estudio. Cuando su médico lo recomiende, acuda al estudio de la colposcopia y al análisis de laboratorio del flujo vaginal para recibir el tratamiento adecuado. Aun después de la menopausia su médico debe hacerle un examen físico y ginecológico completo como parte de las medidas de salud preventivas.

Temas relacionadas:




0 comentarios:

Publicar un comentario